Las 8 maneras de encontrar trabajo

En este artículo vamos a explicar las maneras que existen para acceder a un puesto de trabajo. Posiblemente algunas las conozcas, pero otras sean nuevas para ti. Es crucial conocer todos los cauces posibles para ser contratados para así poder maximizar vuestras oportunidades. Sin más dilación, procederemos a listar todas las maneras una a una, con consejos para cada situación. Recuerda hacer click en el botón naranja de “Seguir leyendo” para leerlas todas (hay ocho en total).

Autocandidatura

Como ya explicamos en uno de los artículos anteriores, consiste en enviar el CV directamente a la empresa y esperar a que os llamen, sin haber una oferta de trabajo de por medio. Como ya dijimos, este método es muy poco productivo, pero altamente eficaz porque es una cuestión de números que haya una empresa que os quiera.

Sólo es recomendable para trabajos poco cualificados o para empresas en las que se sepa que vuestro perfil es exactamente lo que necesitan y les costaría encontrar candidatos como tú.

Aquí lo importante es saber venderse desde un principio, para resultar atractivos desde un primer vistazo. No hay que intentar dar pena o dar la sensación de desesperación sino todo lo contrario: tiene que parecer que contratarnos sería una muy buena idea para ellos.

Recursos humanos

En empresas grandes es habitual que haya una serie de personas encargadas exclusivamente al proceso de contratación. Cada vez que hay una vacante, encargan al equipo de recursos humanos la tarea de buscar candidatos y publicar ofertas de empleo en Internet.

El principal problema de estas personas es que tienen mucho conocimiento de psicología humana, pero suelen tener poco conocimiento sobre el trabajo en cuestión que vas a realizar. Es por ello que les es difícil a veces detectar el talento técnico de las personas a la hora de hacer el trabajo concreto que tendrán que hacer.

A veces es frustrante porque te harán preguntas sobre temas que ellos mismos no dominan y será difícil destacar. Normalmente servirán como el primer filtro y en posteriores entrevistas sí participará personal especializado. Aquí lo importante es demostrar buena actitud, predisposición y seguridad en ti mismo.

Recruiters

Es una figura bastante común en el mundo anglosajón y que se está introduciendo en España paulatinamente, especialmente para trabajos técnicos. Consiste en personal externo que se dedica a encontrar candidatos adecuados para distintas empresas, encargándose de toda la filtración previa. Si consiguen colocar a un empleado en una empresa, ganan una comisión que suele rondar la cantidad de entre una y dos mensualidades de tu futuro sueldo.

Estas personas están tan interesadas como tú mismo en que consigas trabajo, porque como hemos dicho, conseguirán una comisión de más de mil euros.

El principal problema que tienen es el mismo que con el personal de recursos humanos: suelen hacer entrevistas sobre temas que no conocen, por lo cual es frustrante. Es habitual que te repitan las mismas preguntas varias veces, que algunas de ellas no tengan mucho sentido, etc. Además, parte de su negocio consiste en tener a muchos candidatos en su base de datos, así que es posible que te llamen para una posible oferta de trabajo que claramente no es adecuada para ti y te hagan perder un valioso tiempo.

Si te encuentras con un recruiter lo mejor es demostrar interés por encontrar trabajo y estar relajados. No es alguien que te vaya a descartar por no cumplir los requisitos. Su objetivo es encontrar un puesto en el que te puedan contratar para así poder ganar la comisión.

¿Quieres ver los otros cinco métodos de encontrar trabajo? Entonces no te pierdas el resto del artículo…

[…]

Entrevista con el encargado

De momento, de todos los cauces mencionados hasta ahora, este es el más auténtico, por decirlo de alguna manera. Se suelen dar en empresas de pequeño y medio tamaño que publican una oferta de trabajo y supervisan a los candidatos ellos mismos.

La filtración que harán se basará en dos cosas: intuición y certeza de que cumples los requisitos. Si te llaman para una entrevista querrá decir que ya tienes mucho camino hecho y que simplemente quieren verificar la información y escoger el mejor candidato posible.

En una entrevista con personal de este tipo hay que centrarse en el aspecto laboral lo máximo posible y demostrar seguridad en vuestras afirmaciones. El talento se valorará mucho más en este tipo de entrevistas que en cualquier otra, por lo que si tenéis habilidades especiales, debéis hacer que destaquen. Por ejemplo, a un empleado de recursos humanos no le va a impresionar que seas capaz de hacer X tarea de una manera eficiente porque seguramente ni si quiera sepa en qué consiste. Pero si estás tratando con una persona conocedora del tema, sí que lo valorará.

A través de prácticas

Sólo suele ser válido para personas jóvenes o que se acaban de graduar en alguna titulación. Consiste en trabajar en una empresa por un sueldo reducido (a veces sin sueldo directamente) con la excusa de que se está aprendiendo. Para las empresas es interesante porque apenas corren riesgos: pagan poco por un trabajador y saben que después de X meses se irán y no pasará nada. No solo les sirve para tener trabajadores por poco dinero, sino que tienen la oportunidad de encontrar el talento fácilmente. Es por ello, que si tenéis habilidades excepcionales en vuestro trabajo, lo más sencillo para la empresa será contrataros directamente al acabar el período de prácticas. Si ven que no hay nada destacable en vosotros o simplemente no tienen la opción de contratar en ese momento, os dejarán ir.

Acceder a puestos de prácticas es mucho más fácil que a puestos normales y los filtros son más permisivos porque la empresa apenas tiene nada que perder. Para trabajadores con poca experiencia, esta podría ser la mejor opción. No obstante, es importante tener una idea preconcebida de si será posible quedaros allí después o no. Si lo único que quieren es aprovecharse de ti, no es interesante.

Para trabajar en el extranjero, este tipo de puestos son la mejor manera de introducirse en el país. Suelen haber programas especiales de este tipo como Erasmus Prácticas. Si se busca un puesto permanente directamente, podría ser muy complicado, pero a través de unas prácticas todo suele ser más sencillo.

Por oposiciones

Es el método más seguro de encontrar trabajo puesto que si aprobamos, tendremos garantizado un puesto de trabajo. No obstante, también es la manera más laboriosa. Hay muchas personas que descartan esta posibilidad porque creen que ya son muy mayores, que van a gastar mucho dinero en estudiar o cualquier otra excusa.

La realidad es que ahora vuelven a haber muchas plazas de empleo público y es un buen momento para prepararse unas oposiciones. Hay una gran variedad de oposiciones y no todas ellas tienen limitaciones de edad o de estudios. Lo mejor es consultar por Internet y valorar la posibilidad. El camino es arduo, pero existe la certeza de que si se llega a la meta, tendremos un trabajo garantizado.

Por enchufe

Este método es el menos ortodoxo pero la realidad es que es el más efectivo. A veces, simplemente por conocer a alguien ya se consigue un trabajo sin apenas pasar filtros. Para eso, es importante tener como prioridad el hacer crecer nuestra red de contactos profesional lo máximo posible. El primer paso sería abrir una cuenta en Linkedin (si es que no la tenemos ya) y agregar a todas las personas que conozcamos.

En el día a día en el trabajo también será importante establecer estas relaciones personales y cultivarlas lo máximo posible. Si no contamos con las habilidades sociales para ello, es posible recurrir a formación al respecto, como pueden ser videos en Youtube o libros de autoayuda. Muchas personas encuentran esto engorroso, antinatural y lo rechazan de buenas a primeras. Son las mismas personas que más tarde sienten envidia porque otro ha llegado más lejos que ellos gracias a sus habilidades interpersonales.

Aquí la clave es la de sacar el máximo partido de vuestras relaciones profesionales porque son el elemento clave de vuestro futuro laboral.

Buscarse la vida uno mismo

Aquí entrarían opciones como pueden ser:

  • Hacerse autónomo y tratar de ofrecer tus servicios directamente. Para ello podemos recurrir a páginas como milanuncios si son trabajos presenciales normales o a páginas como fiverr/upwork/freelancer si ofrecemos servicios digitales (traducción, diseño, escritura…).
  • Opciones de economía colaborativa como Uber, Cabify, Deliveroo o hacerse repartidor de Amazon. Hay que leer bien la letra pequeña y ver si nos compensa. La precariedad suele estar en máximos y el sueldo puede parecer atractivo a priori, pero si se hacen cálculos se ve que en realidad no es para tanto.
  • Si tenemos casa propia, se podría barajar la posibilidad de alquilar una habitación por Airbnb. Si vivimos en un lugar mínimamente turístico podría ser posible subsistir sólo con eso.
  • Si tenemos coche y no lo usamos, se puede utilizar Amovens para alquilarlo por horas a los usuarios. Sólo suele interesar para coches con poco valor (porque nos daría igual si les pasa algo) o para coches de mucho valor (que podríamos alquilar por mucho dinero). Para un coche normal que queramos que nos dure muchos años no es una opción interesante.

 

Compartir por Whatsapp

Opiniones sobre artículo

  • #1 Estoy buscando trabajo de consejes o porteros o limpieza o de barredero soy de Valencia ciudad mi telf WhatsApp ### ### ###
    Escrito por: Daniel, el 11/05/2018

Escribir una opinión sobre artículo