Qué pasa si mientes en el currículum

En resumen: casi nada a menos que digas que eres médico, arquitecto o abogado y en realidad no tengas el título. En este artículo nos dedicaremos a explicar qué ocurre si descubren que hemos mentido, qué métodos tienen las empresas para averiguarlo y cómo maquillar nuestro currículum sin que se note.

Antes de nada, mencionar que el artículo de la semana pasada no fue recibido por algunos de vosotros. Explicaba cómo hacer una autocandidatura efectiva. Es decir, cómo enviar el CV a empresas sin que haya una oferta de trabajo de por medio. Si no lo recibisteis, os recomendamos que le echéis un vistazo.

Consecuencias de mentir en el CV

En la mayoría de los casos no pasará nada si se miente, aunque la empresa tendría el derecho a realizar un despido procedente si descubre que así ha sido. En trabajos que requieran una alta cualificación, es posible que descubran que no tenemos la titulación adecuada a raíz de un problema que hayamos causado. Por ejemplo, si decimos que somos arquitectos y luego hacemos un proyecto defectuoso. En esos casos la empresa podrá hacernos responsables legales de la situación y tendríamos que responder con nuestros bienes personales (la empresa no se haría cargo). Estas profesiones están regladas y hay que estar colegiado para poder trabajar. Es bastante difícil pasar los filtros previos. En titulaciones de ingeniería es donde todavía hay margen, porque no están tan reguladas aunque requieren de alta cualificación.

En casos extremos la empresa podría denunciarnos por fraude, por lo que tendríamos que responder ante la justicia. Esto solo pasaría en situaciones extremas que la inmensa mayoría de la gente no haría, como decir que se es médico cuando no es así.

Para cargos políticos, mentir en el currículum (y que se descubra) tendrá consecuencias políticas que cada partido tendrá que decidir en comité interno.

[…]

Cómo se descubren las mentiras

En empresas públicas o empresas grandes suelen pedir una copia de los títulos que tengamos para asegurarse que todos los candidatos cumplen los requisitos. No pasaríamos el período de prueba si no somos capaces de entregar el título dentro de los primeros 30 días de trabajo. En pequeñas y medianas empresas es mucho menos probable que nos pidan copia de todos los títulos.

Lo que sí se suele hacer siempre es evaluar si la persona tiene los conocimientos que dice tener. En caso de que no evalúen un área concreta, eso quiere decir que no es importante para ellos. Por ejemplo, si en un puesto de trabajo piden buen nivel de inglés pero luego en la entrevista no se habla en inglés, eso quiere decir que no se va a usar en el día a día de la empresa. En esos casos sería fácil que en el CV pusiera “nivel alto de inglés” y aunque fuera falso, nadie lo descubriría.

En el tema de la experiencia laboral también se pueden colar mentiras y exageraciones. Normalmente en la entrevista te preguntarán por la última empresa donde trabajaste (rara vez sobre las demás). Si muestras inconsistencias en los argumentos y tienen sospechas, lo más normal es que directamente no te contraten. En puestos donde el talento o la disciplina son muy importantes, cabe la posibilidad de que llamen a tu antigua empresa para recibir información sobre ti (siempre con tu consentimiento). Si hemos mentido, ahí lo descubrirán fácilmente.

Los extranjeros siempre deben poder demostrar su experiencia y títulos porque la confianza suele ser 0 a priori. Es muy común que llamen a nuestra anterior empresa, exijan copias oficiales de cada título, etc. Si vamos a emigrar o si sois inmigrantes en España, debeis tener especial cuidado con esto. A la hora de contratar extranjeros, las empresas ponen un extra de cautela porque todo es más difícil de demostrar.

Cómo maquillar el CV sin que tenga mayores consecuencias

La regla número uno es que nunca se debe mentir sobre las titulaciones que tenemos porque ahí es donde corremos todos los riesgos. No obstante, si estamos cerca de completar unos estudios, no sería mala idea dar a entender que ya los hemos completado. Pero siempre y cuando sepamos que en un mes o dos ya lo tendremos. Hay también titulaciones que se consiguen en apenas días, como el carné de manipulador de alimentos, que lo podemos conseguir por 20€ y aprobarlo en menos de una semana. Si queremos trabajar en el sector de la hostelería podría no ser mala idea decir que lo tenemos y si vemos que es posible que nos contraten, sacarlo en ese momento. No obstante, tendría pocas ventajas hacer esto y es posible que en algunas empresas nos lo pidan en el mismo momento de la entrevista.

En la sección de idiomas sí que es posible ser un poco más creativos, sobre todo si tenemos la sensación de que los entrevistadores y los jefes no hablan esos idiomas bien. Exagerar un poco nuestro nivel es algo común. Si realmente necesitan que tengan un nivel concreto, lo van a evaluar en la entrevista personal. Si no lo necesitan nunca descubrirán que no lo hablamos bien. Si tenemos un nivel tan bajo que la comunicación no sería posible, es mejor no escribir nada en el CV al respecto. Si tenemos un nivel suficiente como para entender la mayoría de lo que nos dicen, un truco es escribir “nivel: competente”. La palabra es ambigua, y da a entender que lo tenemos bajo control, aunque no se sabe realmente qué nivel es.

En el apartado de experiencias laborales y competencias también se puede exagerar algo. El objetivo es que en la entrevista de trabajo no se note ninguna debilidad en nuestro discurso. Para ello, podría estar bien dar a entender que nuestro puesto era una mezcla entre el puesto inmediatamente superior y el real. De esta manera será posible hablar con confianza sobre qué se hacía en el día a día porque tendremos conocimiento de primera mano. Decir que éramos directores comerciales cuando en realidad éramos cajeros/reponedores es fácil de detectar. Decir que éramos gestores en un almacén en vez de decir que en realidad éramos mozo de almacén sí es más creíble. En cualquier caso, no recomendamos hacer esto si tenemos la sensación de que van a contactar con nuestra anterior empresa para verificar la información. Por ejemplo, si incluimos referencias en nuestro CV, no es para nada recomendable mentir sobre qué hacíamos en esa empresa.

Los huecos en el CV quedan muy mal y dan a entender: o bien que no tenéis altas aspiraciones profesionales, o que sois trabajadores con poco valor añadido (y por eso no os contrataron). Es bueno intentar rellenar esos huecos con cualquier tipo de actividad que hayamos hecho. Quizás sea mejor tener que mentir/exagerar que dejar un hueco ahí. Periodos de seis meses o menos son algo normal. Para periodos más largos habría que intentar poner algo.

Conclusión

No conviene mentir en el currículum, pero es importante conocer de antemano las consecuencias y en qué apartados podemos ser más creativos y en cuáles no. Siempre hay que recordar que el CV solo sirve como filtro previo. Si en nuestro CV damos a entender que somos geniales pero en la entrevista nos venimos abajo, no habrá servido de mucho.

En futuros artículos daremos consejos específicos para hacer un buen currículum y cómo enfrentarnos a una entrevista.

¿Conocéis a alguien que haya mentido en su CV? ¿Sabéis trucos para maquillar el currículum? Déjanoslo en un comentario y así podremos aprender de vuestras experiencias.

Compartir por Whatsapp

Opiniones sobre artículo

  • #1 Hola. No. Entiendo. De. Que. Se trata. El. Artículo. Pero. Si que. Se. Que. Mi currículum. Es. Original. Tengo. Todo. En regla. Mucha. Gracias. Si ai. Un. Mal entendido. Porfavor que. Me. Mandé. Lo que. Esta. Mal. Un. Saludo. CORINA. TERTIS
    Escrito por: Corina, el 26/04/2018
  • #2 Dice un refrán,que antes se "pilla" a un mentiros@ que a un@ coj@.Sino que se lo pregunten a los conocid@s polític@s de Madrid. Lo más efectivo siempre,es decir la verdad; eso sí, siendo muy contundentes en nuestra experiencia y habilidades, pero siendo asimismo conscientes de nuestras limitaciones.Alguien puede tener excelentes habilidades comerciales y sin embargo ser nefasto en una oficina.Lo primero es sentirse cómodo en el trabajo.
    Escrito por: Valentín Perdices Rodríguez, el 28/04/2018

Escribir una opinión sobre artículo